Fecha de nacimiento 6 de marzo de 1898

victoria-kent

Un teatro de Madrid, año 1977. Las luces de la sala se han encendido, la cupletista Olga Ramos desciende del escenario con una rosa amarilla en la mano. Junto al pasillo central, entre los asistentes, una mujer de apariencia octogenaria, algo azorada y confundida, se eleva del asiento para recibir ante centenares de testigos un cálido abrazo —¡ES MI DESEO Y OBLIGACIÓN! —Vocea la cupletista— …agradecer su presencia y para ello, qué mejor que dedicarle una canción que como los entendidos conocerán, la gran Celia Gámez inmortalizó hace más de cuatro décadas.

Y tras apercibirse las primeras notas musicales…

—¡Con todos ustedes de testigos y con gran satisfacción por mi parte…! ¡VA PARA LA SEÑORA VICTORIA KENT, AQUÍ PRESENTE…!

¡Pichi!

                es el chulo que castiga

                del Portillo a la Arganzuela,

                porque no hay una chicuela

                que no quiera ser amiga

                de un seguro servidor,

                … /…

¡Pichi!

                no reparo en sacrificios,

                las educo y estructuro

                y las saco luego un duro,

                pa gastármelo en mis vicios

               y quedar como un señor,

                … /…

 ¡Pichi!

                anda y que te ondulen

                con la ‘permanén’,

                 y pa suavizarte

                 que te den ‘col-crém’,

                 se lo pués decir

                  a Victoria Kent

                  que lo que es a mí,

                  no ha nacido quién, 

El público de pie arranca en aplausos, quien más quien menos todos han oído hablar de esa mujer malagueña de origen, universal de vocación. Junto a ella, a su derecha y también de pies, aplaude con gran sentimiento su amigo Tierno Galván.

Una especie de embriaguez acapara su ánimo, es nostalgia y soledad. Desearía retroceder sesenta años y salir a pasear por las bulliciosas y alegres calles de Madrid. Visitar la entrañable Residencia de Señoritas, aquella de la calle Fortuny, cercana a la Castellana, de la que guarda tantos y tan buenos recuerdos. Evocar el año 1917, cuando recién llegada de Málaga y con 19 años, conoció a la directora del centro, a María de Maeztu con su enorme gorra parecida a una boina vasca —Es que ella era de Vitoria, rememora.

Con tristeza y algo de crudeza, revive aquellos días, aquel árido debate en sede parlamentaria con Clara Campoamor, cuando por temor a entregar la República a la derecha, defiende con pasión la negación del voto femenino. —«La mujer española está fuertemente influenciada por la iglesia católica —decía— y votará contra el progreso. Atrasemos la aprobación, esperemos a que tome conciencia.

Perdió la votación. (La ley permitía a las mujeres ser candidatas, pero les negaba el derecho a elegir ¿¿¿…???)

Entre los presentes del teatro, en esos círculos, son conocidos los méritos y el bagaje de la anciana. Feminista de vocación, republicana por pasión.

—En 1924 se licencia en derecho; primera mujer de España que consigue la licenciatura.

—En 1930 defiende en juicio militar a los sublevados del cuartel de Jaca; primera mujer del mundo ejerciendo de defensora ante un tribunal militar.

—En 1931, ya diputada, es nombrada Directora General de Prisiones. Celia Gámez interpretó «Pichi»victoria-kent-periodico en su honor; luego la
censura de la dictadura prohibiría mencionar su nombre.

—En 1936 es elegida nuevamente diputada, ahora por el Frente Popular en las listas de Izquierda Republicana.

Y a partir de aquí… Golpe de estado y guerra civil. La sublevación a Victoria la ha sorprendido en Francia; pasarán 40 años hasta su vuelta. Desde la embajada en París asume la protección de los niños refugiados en Francia «Niños de la guerra».

Tras la ocupación nazi, la policía española hace llegar a la Gestapo una lista de exiliados residentes en el país vecino, Victoria Kent está entre ellos; algunos serán entregados, torturados y fusilados; entre otros Lluís Companys Presidente de la Generalidad de Cataluña. Un apartamento cerca del Bois de Boulogne (París) con nombre falso y con escasas salidas al exterior, será su refugio durante 4 años. Vencidos los alemanes, prolongará su exilio entre México y EE.UU. donde fallecerá a los 89 años. Diez después de su visita al teatro.

Vladimir Merino Barrera