descarga (1)

EL JUGADOR

La historia gira sobre tres ejes o bloques interrelacionados, haciéndolos depender unos de otros, siendo la pasión por el juego el soporte principal de la narración.

El primero: LA LOCURA POR EL JUEGO.

—Es tan fuerte la dependencia de Alexéi Ivánovich (protagonista), que se le llega a nublar el sentido de lo ganado o perdido. En pocas horas y con el giro de la ruleta puede ganar una fortuna. Sin embargo, en tiempo similar, es capaz de dilapidar la misma, dejándose llevar por pasiones banales, o bien, la mayor de las veces, nuevamente delante de la ruleta, perdiendo todo lo acumulado, incluso generando enormes deudas.

El segundo: LA FALSEDAD.

—La dejación ética y moral de los protagonistas, su arrogancia, la hipocresía por las apariencias, la espera de herencias que nunca llegan, falsas amistades que únicamente buscan beneficio propio…

El tercero: SENTIMIENTOS AMOROSOS.

—Enamoramientos ambiciosos sujetos las más de las veces a intereses económicos… (Si no hay herencia no hay matrimonio). Vanidades y humillaciones se entremezclan, diluyendo deseos amorosos, en ocasiones llenos de nobles sentimientos.

Alexéi Ivánovich sin entrar en valoraciones éticas acerca de los demás, narra su propia visión de los acontecimientos. Sufre o disfruta en función de si la ruleta de la fortuna le ha ubicado en ese instante, en una u otra posición. Sutil, agresivo, morboso, siempre según interprete el entorno y se adapte a su propia ética.

Un personaje secundario (la abuela) al disponer de una gran personalidad, acapara un gran protagonismo en la novela.

La historia es poco descriptiva del entorno o el espacio. Un casino, un hotel, una habitación… y poco más. Es tan viva he intensa que no lo necesita. Se extiende mucho más (propio de Dostoievski) en describir la personalidad, los sentimientos y las contradicciones de los protagonistas.

Al final de la narración, Alexéi Ivánovich se halla tan en la ruina, que ganar unos pocos florines, produce en él tanta o más satisfacción que los cientos de miles conseguidos en tiempos pasados. Toda una metáfora de la decadencia individual y colectiva.

descarga

(Fiódor Mijailovich Dostoievski; Moscú, 1821 – San Petersburgo, 1881) Educado por su padre, un médico de carácter despótico y brutal, encontró protección y cariño en su madre, que murió prematuramente. Al quedar viudo, el padre se entregó al alcohol, y envió finalmente a su hijo a la Escuela de Ingenieros de San Petersburgo, lo que no impidió que el joven Dostoievski se apasionara por la literatura y empezara a desarrollar sus cualidades de escritor.

A los dieciocho años, la noticia de la muerte de su padre, torturado y asesinado por un grupo de campesinos, estuvo cerca de hacerle perder la razón. Ese acontecimiento lo marcó como una revelación, ya que sintió ese crimen como suyo, por haber llegado a desearlo inconscientemente.

En 1849 fue condenado a muerte por su colaboración con grupos liberales y revolucionarios. Indultado momentos antes de la hora fijada para su ejecución, estuvo cuatro años en un presidio de Siberia.

La presión de sus acreedores lo llevó a abandonar Rusia y a viajar indefinidamente por Europa junto a su nueva y joven esposa, Ana Grigorievna. Durante uno de esos viajes su esposa dio a luz una niña que moriría pocos días después, lo cual sumió al escritor en un profundo dolor. A partir de ese momento sucumbió a la tentación del juego y sufrió frecuentes ataques epilépticos. En 1866 publicó El jugador

 

 

2 comentarios sobre “-Septiembre- EL JUGADOR

  1. Despues de leer tu síntesis y reflexión sobre los temas que el libro aborda,y aunque no he lo he leído,tendré que buscar un rato para hacerlo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.